Cartagena Negra 2021

CARTAGENA NEGRA 2021

VII JORNADAS DE LITERATURA NEGRA, POLICIACA Y DE MISTERIO

DEL 9 AL 11 DE SEPTIEMBRE DE 2021

Yo estuve en la VII edición de Cartagena Negra

«El número siete —dijo Hipócrates— por sus virtudes ocultas, tiende a realizar todas las cosas; es el dispensador de la vida y fuente de todos los cambios, pues incluso la luna cambia de fase cada siete días: este número influye en todos los seres sublimes».

Son las cinco y media de la mañana y me ha despertado el teléfono. Una llamada, como todos los años, desde Estados Unidos para preguntar que tal ha estado esta edición de Cartagena Negra. Todas las ediciones finalizan con un cupo de llamadas telefónicas para saber mi humilde opinión sobre el acontecimiento de septiembre. Como ya no puedo dormir bajo al hall del hotel en chanclas, con indumentaria negra, por supuesto; me saco un café de la máquina, intento salir a la calle pero está la puerta cerrada. El recepcionista está ausente y habrá pensado que lo mejor es asegurarse que no entran amigos de lo ajeno. Subo a mi habitación y me siento en el balcón a contemplar las maravillosas vistas desde aquí.

Todas las ediciones son especiales, pero esta más. Primero porque es la del año después del dichoso bicho; segundo, porque es la número siete. La crónica debe hacerse a diario, pero por razones ajenas este año me ha pillado el toro. Por tanto, café de máquina en mano y graznido de gaviota de fondo, ahí va:

Jueves 9 de septiembre

Arrancan las jornadas con Ana Lena Rivero y Los muertos no saben nadar en el club de lectura. Después disfrutamos de la proyección del cortometraje «Un coche cualquiera» del director David Pérez Sañudo.

Primera mesa redonda de este año con los finalistas de Icue Negro: José Manuel Martos Pino, Pilar Guzmán Sopesens, Francisco Javier Marín Mercader y José Antonio Corrales Ponce de León.

«El bicho no va a poder con nosotros», dice Francisco Marín. Son los únicos que no anuncian el ganador antes de que pisen Cartagena Negra. Cada novela tiene una característica que enamoró al jurado.

La novela de Pilar Guzmán, Jimena: cicatrices de sangre, llamó la atención por la forma en que está escrita. Según Pilar: « Jimena se abrió paso. Me puse a escribir y el personaje solo se desarrolló. Voy escribiendo todo con pocas correcciones. Ella tiene mucho que contar. Es una joven muy intensa, ha sufrido mucho. En los paréntesis del texto explica como se siente. Aunque no quiere, denuncia cosas de la sociedad. Tiene mucho de mi personalidad. Algo que yo tengo dentro lo ha volcado sin darme cuenta». Pilar tiene una segunda novela. Entre otras cosas, reconoció que en su proceso creativo escribe notas que no guarda cuando se acaba la obra y que lo más difícil de una novela es establecer la trama. Su obra referente es «Cien años de soledad»; y sus autores preferidos: Agatha Christie, Dolores Redondo y Juan Gómez-Jurado.

José Manuel Martos Pino con Tartessos o Nazzis. La historia parte de la II Guerra Mundial. El Guardia Civil de la novela no es el propio autor (cuya profesión es sargento), pero hay mucho de él en el personaje. Ficciona el aspecto personal y familiar, en lo profesional se acerca a la realidad. El caso existió, los personajes y el argumento son reales. Pero como es lógico, ha tenido que fabular. La realidad supera la ficción, toda la verdad no está en la obra. Comenta que «La historia se me sirvió en bandeja. La parte histórica fue la fácil». Su lugar de creación es la buhardilla de su casa, de la cual llena mesa y paredes de documentación y cuando acaba lo guarda todo. Una manía a la hora de escribir es que tiene junto al ordenador una figura de Tintín y a veces discute con él. Su género favorito es el thriller histórico. La novela referente El nombre de la rosa. Lee mucho autor español como César Pérez Gellida o Benito Olmo.

José Antonio Corrales Ponce de León con Robar, matar y destruir. Según José Antonio, la realidad siempre es más dura que la ficción. Su novela está basada en hechos reales, un triple parricidio. Explica a través de la literatura lo que se encuentra en la escena del crimen, aunque en ésta hay más matices que no se pueden transmitir. Ha hecho un trabajo psicológico del personaje para darle un punto de redención. Así el lector llegará a odiar al personaje y sentirá pena por las víctimas. Es una novela coral. El autor comenta que «debajo de la persona mala siempre hay un ser humano que puede ser redimido con el perdón». Corrales tiene ya su próxima novela acabada. Cada novela es distinta, según él, depende del tipo de obra sabes el final cuando empiezas a escribir o no. Lo que si coge volumen son los personajes que es la parte más importante de la novela. El lector quiere personajes reales, no planos. Alguna vez se te puede escapar alguno a través de otras novelas. Es muy importante construir desde un principio la psicología del personaje y cree que eso ayuda al lector a identificarse con ese mismo personaje. Su peculiar forma de crear es escribiendo en una libreta haciendo mapas mentales, diseñando la novela en tres escenas y capítulos. Siempre lleva el ordenador en la mochila. Su particular manía es primero escribir en una libreta y luego pasarlo todo a ordenador. Los autores bandera son, entre otros, Juan Madrid, Vázquez Montalbán, Julián Ibáñez, Dashiell Hammett, Jim Thompson, Luis Landero, Juan Gómez Jurado ( El paciente, Cicatriz), Michael Connelly, …

Francisco Javier Marín Mercader con Tablero mortal. Según Marín «Leí un par de libros muy seguidos que pensé que eran tan malos que podría hacerlo yo. Empecé a escribir sin tener ni idea de como iba a ser el final y quien iba a ser el malo. Todo es ficción y siempre me ha gustado leer novelas donde crees que es uno y resulta que es otro. Mi intención es que quien lea la novela tenga que adivinar quien es el malo. Un asesino en serie quiere hacer una partida con los investigadores. De ahí el título. Está basado en un juego de mesa». Está escribiendo ya su tercera novela. El personaje principal de la obra tiene cinco compañeros «se van subiendo y ya no sé si son secundarios o protagonistas. Los personajes secundarios me están adelantando al protagonista. Lo peor en novela negra no son los personajes, sino ponerse en la piel del investigador o el asesino, crear las pistas falsas para que el lector no te pille de primeras». Al ser preguntado por algún tipo de manía «No he tomado una nota en mi vida, no he escrito un solo posit, cuando me pongo a escribir, me pongo». Sus autores favoritos son Juan Gómez Jurado, Fernando Trujillo, James Patterson, entre otros.

Inauguración y presentación a los medios por parte del edil de Cultura, David Martínez con unas palabras de Francisco Marín y Antonio Parra, directores las jornadas de Cartagena Negra.

Como invitada del día tuvimos a Mabel Lozano. Escritora, modelo, directora y actriz de cine y televisión. Es activista en defensa de los derechos de las mujeres. En su obra destaca la denuncia de la explotación sexual de las mujeres a través de la prostitución y la trata. Recibió el premio Goya por su cortometraje documental Biografía del cadáver de una mujer. Los asistentes pudieron disfrutar de esta proyección antes de que Francisco Marín y Antonio Parra invitaran a Mabel Lozano a una charla que resultó intensa y muy interesante. Trajo consigo dos de sus obras: El proxeneta y PornoXplotación.

Y para cerrar la primera jornada se falló el III Premio Icue Negro. Francisco Javier Marín fue el ganador.

Paseo hasta el hotel Los Habaneros, cena de lujo y descanso festivalero para iniciar la segunda jornada con energía.

Viernes 10 de septiembre

Susana Rodríguez Lezaun se reunió con el club de lectura para analizar su obra Bajo la piel.

La realidad del crimen, mesa redonda moderada por Ana Ballabriga con unos invitados muy interesantes:

Vicente Garrido, catedrático de Criminología en la Universidad de Valencia. Es una de las autoridades más reconocidas en el ámbito de la criminología violenta. Asesor de la policía y de la Administración de Justicia, así como consultor de Naciones Unidas. La obra que presentó en la mesa fue True Crime, donde Vicente Garrido ofrece al lector un extraordinario análisis del crimen a partir del relato característico del true crime: la mente criminal, la escena del crimen, los investigadores, las víctimas, el juicio y la condena. Desvela su estudio por medio de los principios fundamentales de la criminología y otras ciencias afines que nos permiten reflexionar sobre la naturaleza de la violencia humana.

Manuel Avilés, diplomado en Criminología por al Universidad Complutense de Madrid. Ha ejercido de funcionario del Cuerpo Especial de Instituciones Penitenciarias y como funcionario en diferentes cargos en diversas cárceles españolas. Director del Centro Penitenciario de Nanclares de Oca y de Palma de Mallorca, subdirector de la prisión Fontcalent de Alicante. Pasó por otros centros como el de Cartagena. Ha colaborado con el diario de Mallorca y el diario Información de Alicante; así como con Onda Cero Alicante. Es autor de numerosas obras que versan sobre el terrorismo de ETA y terrorismo islámico. La obra que nos presentó fue De prisiones, putas y pistolas. Manuel Avilés era el director del centro penitenciario de Nanclares de Oca y, junto a su amigo y secretario general de Instituciones Penitenciarias, Antonio Asunción, llevó a cabo la arriesgada maniobra que marcaría un antes y un después en la organización terrorista. Es la historia de una amistad y una promesa. Dos amigos confabulan un plan y lo llevan a cabo en las oficinas de los funcionarios anónimos y consiguen, sin que nadie les otorgue una medalla, iniciar aquello que nadie imaginaba: el comienzo del fin de ETA.

Pedro Avilés, novelista y periodista. Con veinte años escribió su primera novela. Comenzó su actividad profesional especializándose en reporterismo de guerra. Cubrió la guerra del pan en Marruecos, la guerra de Nicaragua en 1985 y el comienzo de la guerra de Yugoslavia en 1991. Después se dedicó al periodismo de investigación, tribunales y policial en distintos medios nacionales de prensa escrita como El Caso y la revista Interviú. En televisión fue responsable de una sección de crímenes sin resolver en un programa matinal de Telecinco desde 1996 al 2000. En la actualidad se dedica a escribir novelas de género negro. La obra que nos presentó Memorias de un reportero indecente, en ella el autor repasa con bastante humor negro, sus trabajos como reportero en algunos de los más famosos medios del país. Informó sobre casos que conmocionaron a la opinión pública, desde el crimen del rol al de Puerto Hurraco, el de las niñas de Alcàsser, para terminar siendo testigo, muy a su pesar, de la decadencia que llegó de la mano de las televisiones privadas.

Después de una hora y media que se nos hizo demasiado corta, se proyectó uno de los cortometrajes finalistas. Mientras, fuera de la sala se llevaba a cabo una detención en directo, la de la escritora y periodista navarra Susana Rodríguez Lezaun. No supimos a ciencia cierta todos los motivos de este hecho, es la primera vez que se detiene en directo, en una jornadas de literatura negra a una directora de un festival negro como el de Pamplona Negra. Creemos que después del incidente no se fue descontenta del todo. Le gustan las emociones fuertes. El interrogatorio no tuvo desperdicio. El sargento Manuel Acosta se implicó a tope en sacarle información. Consiguió que Susana nos hablara de su última obra Bajo la piel, de sus proyectos futuros y pasados. Por cierto, la acusada además de escribir y dirigir su propio festival, destila pacharán.

Y así, con una detención e interrogatorio se cerró la segunda jornada. Nos fuimos todos al Míster Witt para disfrutar del concurso de microrrelatos en vivo «Deje aquí su sombrero».

Sábado 12 de septiembre

Último día de las jornadas. Supongo que todos estamos cansados pero muy contentos. Hoy se falla el esperado V Premio de Novela Cartagena Negra. ¿Quién no sueña con tener en casa su novela con tres agujeros de bala?

A la hora del aperitivo teníamos una cita en CaféLab, donde Ana Ballabriga y David Zaplana presentaban su última novela La profecía del desierto. La detenida de la tarde anterior, ya en libertad, fue la responsable de presentar a los autores y su obra.

Después tocaba tapa y cervecita en los bares de la zona. Disfrutamos de la gastronomía local y de la compañía de autores y asistentes. Un asiático, ducha y un poco de descanso para encarar el cierre de una edición mágica.

El último invitado al club de lectura fue Santiago Díaz y su obra El buen padre. Trabajó durante cinco años en el Departamento de Ficción de Antena 3 Tv como Delegado de Contenidos para series como Compañeros, Un paso adelante, Aquí no hay quien viva y Código Fuego. A lo largo de su vida profesional ha escrito alrededor de unos 500 guiones emitidos en televisión. En 2018 hizo su primera incursión en la novela con Talión, con ella ganó el Premio Morella Negra en 2019 y el Premio Benjamín de Tudela. Ha sido traducida en varios idiomas y sus derechos se vendieron como serie televisiva. El buen padre da comienzo a una saga policíaca con la inspectora Indira Ramos como protagonista.

Mientras tanto, en la otra sala Antonio Parra presentaba la última obra de Paz Velasco, criminóloga y jurista especializada en personalidad psicopática y delitos violentos. Tiene un máster en documentoscopia, grafística y falsedad documental. Es profesora en el grado de Criminología y Ciencias de la Seguridad en la Universidad Internacional de Valencia. Su blog criminal-mente, dio origen a su primer ensayo Criminal-mente: la criminología como ciencia. Es miembro de la Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses, además de colaborar en distintos medios de comunicación y ser una conferenciante internacional. Nos trajo su última obra Homo Criminalis, donde explica como el avance de la especie humana y la colectividad han creado nuevas formas de criminalidad y delincuencia. Es un análisis actual de la agresión humana y violencia en todas sus formas.

Seguidamente se proyectó el cortometraje ganador de esta edición Su rider del director Alberto Utrera. Una mezcla de terror y problemática social.

Y por fin se juntan los aspirantes a tres agujeros de bala en su libro…

Mesa redonda: Premio Cartagena Negra

Graziella Moreno con El salto de la araña. Graziella se licenció en Derecho en la Universidad de Barcelona. En 1991 empezó a trabajar para la Administración de Justicia en los juzgados de instrucción y de lo social. En 2002 ingresó en la carrera judicial por el turno libre. Y desde 2010 ocupa la plaza de magistrada del juzgado de lo Penal 6 de Barcelona. En 2015 se estrenó como escritora con Juegos de maldad. Ha obtenido premios como el de la Fundación QSD-Global y el del Festival Cubelles Noir 2019. El salto de la araña recibió en 2020 el premio Letras del Mediterráneo otorgado por la Diputación de Castellón a la mejor novela negra. En esta novela Graziella nos habla del amor, la amistad, la vulnerabilidad, la culpa y el perdón.

Javier Menéndez Flores con Todos nosotros. Javier es periodista y escritor. Comenzó su andadura profesional en Guía del Ocio de Madrid ocupándose de la crónica nocturna y de las entrevistas. Ha colaborado con publicaciones como Rolling Stone, Man, Interviú y El Mundo. Como escritor ha cultivado la biografía, el ensayo periodístico y la novela. Todos nosotros se publicó en 2020, es un thriller de contrapuntos reflejando lo peor del ser humano, la crueldad, el dolor, la falta de empatía y la violencia versus la bondad infinita, el amor y la fuerza y ganas de vivir frente a las circunstancias adversas que le tocan a uno vivir.

Natalia Gómez Navajas con Aras de venganza. Estudió gestión empresarial, pero la vida la llevó por otros derroteros, creó un gimnasio dedicado a actividades dirigidas. En 2016 debutó con Tras el objetivo; en 2017 Buzali. El origen, que fue finalista al Premio Cartagena Negra 2018. Ese mismo año publicó El mago y la daga, galardonada con el II Premio Literatura Ilustrada Villa de Nalda e Islallana. Aras de venganza aparece en 2020. La trama se desarrolla en La Rioja, localidad natal de la autora. Una novela policíaca con crímenes rituales, psicópatas y un equipo policial intentando atrapar a los culpables.

Paco Gómez Escribano con 5 Jotas. Ingeniero Técnico Industrial de Electrónica, combina la enseñanza con la escritura de novela negra, intriga y misterio. También escribe poesía. Debutó como novelista en 2011 y desde entonces es frecuente encontrarlo en festivales de novela negra. Además de todo lo dicho es músico y cantante. 5 Jotas nos lleva a Canillejas, un barrio de Madrid, de donde salen el Charli y el Banderines, dos delincuentes que querrán perpetrar un atraco nada común. Se trata de robar jamones 5 jotas, un botín nada desdeñable.

Y llegó el momento más esperado de la tarde. El ganador del V Premio de Novela Cartagena Negra es… Javier Menéndez por Todos Nosotros

Fotografía realizada por Anxo Do Rego

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s